REGISTROS AKASHICOS




No voy a explicar que significa el nombre Registros Akashicos pues ya existen muchas páginas sobre ello , me voy a limitar a exponer como yo lo siento y trabajo. 

A diferencia de lo que se ha interpretado hasta hoy, los registros akáshicos no son la representación de una colección de libros etéreos donde aparece la historia lineal de la creación y nuestro recorrido personal a través de esta,como nos han dicho siempre, sino que se trata más bien de una matriz cuántica interactiva e informatizada donde todas las posibilidades y combinaciones están codificadas.

Nada ocurrió realmente porque todo está sucediendo ahora.  la  historia de tu vida , tu aparente pasado, presente y futuro solo son elecciones que tomas en este instante, desde el estado vibratorio en el que vives.

A lo largo de la historia de la humanidad, el hombre, independientemente de  las circunstancias  en  las  cuales  ha  vivido,  cultura,  guerras,  formas  de vida, siempre ha compartido una idea común: “Conocer el por qué”. El “Alma”, esa parte de nosotros mismos, que no vemos pero sentimos, se remueve en nuestro interior y nos pide dar un paso más. 

El conocimiento intelectual no basta para completar este puzzle que el Alma necesita. Ese “paso más”, conlleva un conocimiento profundo de nuestro interior, pero también, de una trayectoria que, en muchas ocasiones, no corresponden a las vivencias conscientes de nuestro Ser. 

Es en este punto donde el Ser Humano ha buscado respuestas a lo largo de los  siglos. Pensadores,  filósofos,  religiosos,  sabios…  Todos  han  tenido  en común el mismo deseo de saber más, de comprender el camino que la vida nos traza, de vivirlo plenamente y en armonía y de trascender y lograr el conocimiento  supremo,  la  comprensión  absoluta  de  lo que  ES,  sin etiquetas, sin estigmas humanos basados en la vivencia individual y grupal de la humanidad. 

Si  entendemos  la  vida  como  un  conjunto  ilimitado  de  posibilidades. Momentos infinitos sucediéndose a la vez que repercuten unos en otros. El tiempo es sólo una visión “políticamente correcta” que ha tenido el  hombre para marcar eventos, pero en el infinito universo, todo sucede al mismo tiempo. No hay antes o después, no hay mañana ni ayer. Simplemente ES. 

Hemos evolucionado. Nuestra expansión y nivel de conciencia energética nos  ha  dado nuevas  herramientas  y  nos  ha  convertido  en  seres  más sensitivos. Pero esto, a veces, nos conduce a un callejón sin salida, en el que topamos con las “leyes universales” de tiempo, espacio, aquí y ahora, lo físico, etc. Traspasar esas leyes universales y dejar de pensar linealmente, nos abre un nuevo camino de auto-descubrimiento y nos ayuda a sentirnos 
más completos. 

Dejamos a un lado la idea del “yo” como ser individual y único y abrimos nuestra mente a un “YO” superior, conformado por muchos “yoes” que, simultáneamente conviven en ese gran círculo que representa el Universo.


Te pongo un ejemplo:

Imaginemos  un  Director  /  escritor  de  obras  de teatro. El ha escrito cada palabra, cada renglón, cada diálogo. Ha creado cada  personaje,  con  una  estructura  mental  y emocional. Conoce muy  a fondo cada historia dentro de la Historia principal y aun así, decide ponerla en marcha, representar y participar de ello.Pero este director no dispone de actores ni actrices. El director de esta obra está  solo  y  por  diversión,  ha  escrito  e  inventado  una historia que ahora desea representar. De este modo, el director se desdobla y asigna a cada parte un papel, un personaje, con sus características propias y sus diálogos. El director se transforma en actor/actriz. El Yo Superior se transforma en Yo Interior. 

Así es como empezamos a experimentar cada “vida”, cada personaje. Nos desprendemos  de esa  energía  completa  y  que  todo  lo  sabe,  para convertirnos en una “mini conciencia” limitada a un papel predefinido. Sin embargo, con  el transcurso de cada representación, cada actor ha ido adquiriendo conocimientos, va conociendo al resto de personajes, sus personalidades, modos de actuar y sentir y se va conociendo también a él mismo. En ese camino del autoconocimiento, va detectando aspectos que no le gustan del propio guión y desde ese momento del “despertar”, ese actor / personaje, comienza a variar el guión, se lanza a la improvisación y la obra, cambia. 

El director, en contra de lo que podría pensarse, no se molesta por estas licencias del actor consciente, al contrario, se divierte más, porque añade elementos nuevos a su obra y produce un efecto dominó. El despertar de los otros actores. 

Este  es  el  “juego”  de  la  vida.  De  esta  vida  que  a  veces  no  nos resulta divertida. Pero el juego es así. 

Si  tomamos  consciencia  de  cuáles  son  nuestros  errores,  tal  vez,  en  la siguiente partida, logremos un mejor resultado. Con la práctica adquirimos experiencia y con cada nueva partida, aprendemos algo nuevo. 

Acceder a nuestros Registros Akashicos, vendría a significar, leer el guión, acceder a ese Manual de las “reglas del juego” para  eliminar patrones o conductas que nos mantienen en una línea de juego incorrecta. Vamos a acceder a ese registro general que el Yo Superior tiene de cómo es la obra en su conjunto, para averiguar en qué momento hemos pasado algo  por alto,  para  modificarlo,  liberarlo  y  así,  seguir  jugando pero con diversión. 


Si quieres jugar de forma mas divertida .. esta es la mejor forma de poder hacerlo. Tu eres el director ! cambia tu guion.


Si estas interesad@ en esta técnica, 
o tienes alguna duda ponte en contacto conmigo.


                           Si reenvías este texto, respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual, Gracias.