LAS 7 ETAPAS DE LA VIDA


Según los antiguos egipcios y griegos, la distribución de las edades de la vida se podía hacer en siete épocas:

1. La niñez, los primeros siete años de la vida (Selene),

2. La de la niñez a la adolescencia, de los 7 a los 14 años (Mercurio),

3. La de la adolescencia a la juventud, de los 14 a los 21 años (Venus),

4. La de la juventud a la edad adulta, de los 21 a los 42 años (el Sol),

5. La madurez, de los 42 a los 49 años (Marte),

6. La edad avanzada, de los 49 a los 56 (Júpiter), y

7. Comienzo de la vejez, de los 56 a los 63 años (Saturno).

El sistema que proviene de la antigüedad y que distribuye las edades del hombre en base al septenio o período de siete años, se debía a que el número siete era considerado uno de los números principales. Estaba formado por el cuatro más el tres. Cuatro que corresponde a los cuatro elementos primigenios de la naturaleza (aire, fuego, agua, tierra), y tres como representación de la divinidad (en Grecia: Zeus, Hera y Atenea, o Júpiter, Juno y Minerva para los romanos). Podemos encontrar ejemplos de utilización del número 7 en todas las culturas, por ejemplo, los siete días de la semana; los siete planetas, las siete maravillas del mundo; los siete sabios de Grecia; las siete colinas de Roma; las siete vacas gordas y las siete flacas; las siete plagas; el candelabro de los siete brazos; los siete sellos del Apocalipsis, los siete chakras, los siete cuerpos del hombre, etc.

La cualidad intrínseca del número 7 es la de organizar. Por esta razón los septenios son periodos de tiempo que organizan y definen las distintas etapas de la vida humana.
Además, consideraban que en cada una de estas etapas ejerce su influencia de modo especial una divinidad y su correspondiente planeta o astro, cuya energía se manifiesta con más fuerza en esa época. Al Sol, como centro de vida y eje de nuestro sistema solar, le corresponden tres septenios.

La atribución de un planeta concreto a cada septenario no es casual, corresponde a una energía precisa que es necesaria para desarrollar las aptitudes y capacidades que definen ese período de la vida. De forma tal, que al final de su vida el ser humano llegaría a ser completo, porque habría integrado energéticamente las siete fuerzas planetarias en su interior.

Para saber cómo afrontar las etapas de tu vida te recomiendo :

¨Los Planetas en el Viaje de tu Vida: La influencia planetaria en cada etapa de la existencia¨

Si reenvías este texto, Por favor respeta el trabajo de la autora, no elimines ni cambies su nombre ni el texto. Cita la fuente correctamente. Se consciente de tu ética espiritual, Gracias.